Programa Aleros, Uruguay

PROGRAMA DE PROXIMIDAD “ALEROS”

 La Teja Barrial (Asociación de vecinos para el desarrollo de La Teja)

Convenios:

Etapa 1: Intendencia de Montevideo – Junta Nacional de Drogas, 2012 a 1015

Etapa 2: Junta Nacional de Drogas – RENADRO (Red Nacional de Drogas), 2016 a la fecha

El Programa Aleros tiende a la concreción de aspectos de la política nacional en materia de drogas, dirigidas a la prevención del consumo problemático, captación, diagnóstico, contención y derivación de los casos de adicciones, apoyando y fortaleciendo la Red de Atención de Drogas en el Primer Nivel de Atención y articulando con referentes en ámbitos de salud y otros sectores, en el marco de una estrategia de abordaje comunitario.

El programa tiene como propósito la prevención del consumo problemático, captación, diagnóstico, contención y derivación de los casos de adicciones, y el fortalecimiento de las articulaciones territoriales de servicios para la atención a usuarios problemáticos de drogas y su accesibilidad a los mismos en zona Este, Oeste y Centro de la ciudad de Montevideo, en el marco de una estrategia de abordaje comunitario.

Grupo objetivo:

Hombres, mujeres y niños/as con uso problemático de drogas

La Policlínica La Teja Barrial ha implementado el programa en dos etapas:

Primera etapa: 

Zona Oeste de Montevideo, 2012 – 2015

En convenio con la Intendencia de Montevideo y la Junta Nacional de Drogas

Segunda etapa:

Zona Oeste y Zona Centro de Montevideo, 2016 – a la fecha

En convenio con la Junta Nacional de Drogas y RENADRO (Red Nacional de Drogas)

Objetivos específicos, resultados

ETAPA 1: 2012-2015

Zona Oeste de Montevideo, Municipios A y G

Objetivo 1:

Fortalecer las competencias y compromisos locales y comunitarios en la prevención, atención y asistencia e inclusión de los UPD (usuario problemático de drogas), promoviendo articulaciones e iniciativas que faciliten su acercamiento e intervenciones pertinentes.

Resultados:

  1. Identificación de recursos institucionales y comunitarios en atención a UPD y sus familias en los barrios Paso de la Arena, Cadorna, Cachimba del Piojo (La Teja Norte), Colón, Verdisol, Conciliación, Maracaná Norte, Las Torres, Los Bulevares: 235 instituciones relevadas y coordinación de actividades.

Centros y servicios de salud públicos: Centros regionales de salud en Cerro, Sayago y Hospital Saint Bois; Centro de referencia nacional de atención en drogas Portal Amarillo, Puerta de Emergencia y Servicio de Ambulancia 105 en Cerro; policlínicas comunitarias de Asee y Municipales en cada zona de intervención. Centros privados de salud y Policlínicos barriales; Emergencias móviles.

Centros educativos formales y no formales: Liceos públicos y privados, Utu, Plaza de Deportes, Escuelas primarias, Escuelas Especiales, Equipos de maestros comunitarios y equipo de Escuelas Disfrutables; Clubes de niños, Centros Caif, Centros Juveniles, Centro de Primera Infancia de IM, Centro Aldeas Infantiles, Centro de Áreas Pedagógicas

Centros de Mediación del Poder Judicial

Centro de Protección e Inclusión social: Mesa de Coordinación Zonal – Socat, Comuna Mujer, Nodos Educativos, Equipo Sociales de CCZ 14, y 18. Consejos Municipales y Consejos Vecinales; Refugio Mides, Centros y Asociaciones Civiles y Culturales, Comisiones de Vecinos y Cooperativas de Viviendas, Clubes Sociales y Deportivos y de Baby Fútbol, Organizaciones y Comunidades religiosas. Club de Rotarios y Club de Leones, Sociedad de Fomento, Ligas de comerciantes.

Seccionales policiales y equipo de Policía Comunitaria

Órganos comunitarios de prensa radial y escrita

Programas territoriales: Jóvenes en Red, Etaf, Uruguay Crece Contigo, Aleros 7 Zonas, Mesas locales de Convivencia y Seguridad Ciudadana, Programa Repique)

2) Identificación y mapeo de las fortalezas y debilidades locales

Fortalezas de las instituciones y agentes comunitarios involucrados con la temática:

Se integró, en ámbitos de redes comunitarias y territoriales, la perspectiva del Modelo ECO2 y el Tratamiento de Base Comunitario como una alternativa posible para el abordaje integral de la problemática de los consumos problemáticos de drogas. Este modelo de trabajo fue presentado y descrito en la mayoría de las presentaciones realizadas por la coordinación y supervisión del programa en la región oeste, y se insistió en descentrar las sustancias del foco problemático para ubicarla en su justo medio, lo que permite incorporar otras aproximaciones al tema drogas.

Desde los gobiernos locales (Municipio A, Alcalde y concejales) se contó con la contribución permanente al Programa, y el aporte de recursos técnicos y operativos.

Los referentes de instituciones públicas, que ya venían desarrollando acciones en el abordaje de personas con usos problemáticos de drogas. se suman a la discusión de nuevos enfoques y abordajes.

Referentes comunitarios y sus organizaciones que se posicionaron en el rol de colaboración mediante la instalación de un espacio comunitario para poder orientar a personas en situación de exclusión social y consumo de drogas, entre otras acciones.

La amplia y extendida red de recursos interinstitucionales detectados (véase el número de instituciones relevadas) en las tres zonas de intervención permite suponer que todo ciudadano tiene potenciales posibilidades de acceder a los recursos y servicios existentes en los territorios.

Debilidades de las instituciones y agentes comunitarios involucrados con la temática:

Se debe mencionar la dificultad que genera en ámbitos institucionales y comunitarios cuando se instala como eje de debate el tema drogas vinculado a la inseguridad o a la falta de respuestas de los servicios para el tratamiento de UPD. Generalmente se corresponde con percepciones parcializadas e intencionadas, y otras es la reproducción de discursos muy poco ajustados a la realidad, que hacen que el problema social sea principalmente la sustancia pasta base y no sea percibido problemático el abuso de alcohol u otras sustancias legales.

Fue una debilidad para el programa Aleros, y para la quienes trabajan en estos temas, enfrentar la visión represiva como única solución al problema, o cuando la visión se centra exclusivamente en el uso problemático de drogas como una enfermedad casi incurable. Queda claro que esta debilidad no era competencia exclusiva del programa Aleros transformarla, pero si fue necesario consignarla para que se integrara con decisión a nuevas estrategias de JDD-IMM y la SND.

Desconocimiento de referentes y de recursos existentes dentro de cada zona y cercanos entre sí que brindan servicios en el abordaje o tratamiento de UPD y familiares; desconocimiento del funcionamiento de la red de drogas del oeste y actualmente la JDD-Mvd Oeste; resistencias manifiestas en falta de recursos o de capacitación específica para el abordaje de esta problemática.

Objetivo 2:

Generar ámbitos participativos locales de socialización de los resultados, favoreciendo la adopción de consensos vinculados a la problemática de los consumos de drogas, hacia la consolidación de redes locales, propiciando abordajes con base de derechos e integralidad y avances en compromisos hacia dicha atención

Resultados:

  • Identificación y consolidación de ámbitos participativos, con base en el apoyo de los liderazgos locales, de servicios y comunitarios.

Existen en la zona redes locales con fuerte compromiso comunitario que convocan a la mayoría de los actores e instituciones. Participan: Socat, comisiones de fomento, agentes comunitarios, movimientos de usuarios, asociaciones civiles, CAIF, escuelas y liceos públicos, guarderías y jardines infantiles, comisiones de salud, policlínicas, equipos PIAI, comisiones barriales, aula comunitaria, UTU, INAU, Infamilia (MIDES), instituciones religiosas, clubes de niños, centros juveniles, radios comunitarias, plazas de deportes, mesas de convivencia, refugios Mides, Ministerio del Interior, entre otros.

  • Presentaciones institucionales y participación en encuentros, talleres y otras actividades, desde la Coordinación y Supervisión del programa Aleros: comisiones de salud, policlínicas, centros comunales zonales, mesas institucionales, mesas de convivencia y seguridad ciudadana, consejos vecinales, Portal Amarillo, Red de Primera Infancia del Municipio A, Consejo Vecinal y Alcaldía, Equipos Territoriales (ETAF, Jóvenes en Red), Red de Drogas Región Oeste, mesas intersectoriales, entre otros.

 

  • Diseño de planes de acción para fortalecer la consolidación del programa en tres zonas de intervención, para garantizar la continuidad de los compromisos y la generación de iniciativas locales de sostén y/o inclusión, y su apoyo y monitoreo, propiciando la participación e integración de organizaciones y referentes comunitarios que pudieran colaborar con las tareas realizadas por Aleros, a partir de una estrategia común.

El principio orientador de estos planes es que la red, ya sea referentes o instituciones, pudieran asumir algunas acciones del programa en cada zona, para poder realizar el cambio de zona previsto con anterioridad dentro de la región.

Describir el funcionamiento de las redes territoriales para que el programa pueda colaborar en el mejoramiento de las conexiones interinstitucionales: cómo y hacia dónde coordinar una derivación, cuál centro de tratamiento o servicio de salud atiende problemáticas específicas de UPD y familiares y cuáles son sus referentes; qué gestión realizar frente a una demanda específica de restitución de derechos, etc.

Avanzar en la tarea de captación y orientación de personas con uso problemático de drogas y facilitar el acceso a los distintos servicios comunitarios; construir en conjunto restauración de vínculos familiares y sociales, posibilidades de experiencias de inserción laboral y/o educativa; integración al programa como referentes pares para facilitar captaciones y recorridos por los territorios.

Objetivo 3:

Desarrollar y promover prácticas de abordaje comunitario de UPD y familiares en territorio, propiciando la generación de estrategias de contención locales de bajo umbral.

Resultados:

Actores locales, institucionales y comunitarios, orientados y comprometidos con prácticas de abordaje comunitario a UPD, y avances hacia la generación de ámbitos de contención de bajo umbral.

Aclaraciones

  • 8 % de los casos no se cuenta con datos de edad. Total 18 casos
  • Los datos sobre el principal consumo revistieron algunas dificultades de interpretación. Esta aproximación porcentual determina que algunos datos se superponen o no sea posible discriminar con precisión el policonsumo de la combinación de una sustancia con otra.
  • Involucramiento de actores locales para garantizar la continuidad de las acciones. Articulación de servicios y recursos locales hacia la generación de modalidades organizadas de respuesta a necesidades claramente definidas (Centros de Escucha, de Bajo umbral, etc.) que faciliten el acceso de UPD a la escucha y apoyo.

Objetivo 4:

Producir y sistematizar información que permita el monitoreo, la evaluación y ajustes de la modalidad de intervención, los equipos y el Proyecto.

Resultado:

Informes de relevamiento, Revisión, actualización y difusión de Guía de Recursos de Región Oeste. Difusión en páginas web de municipios A y G.

Dificultades:

La dificultad fundamental con el sistema Tratamiento Registra es que todo registro requiere de la cédula de identidad de las personas captadas o vinculadas con Aleros para iniciar el procedimiento de registro. Este aspecto dejaría por fuera del sistema a la mayoría de las personas por razones por todos conocidas: vivir en situación de exclusión y carentes de cédula de identidad. Desde luego que muchos usuarios de drogas captados por Aleros sí podrían ser registrado en el sistema, pero no refleja en absoluto la realidad del trabajo realizado. No es una dificultad mayor, pero igualmente debe consignarse que el sistema TR requiere de un registro y habilitación en la SND para el ingreso de datos.

Por otro lado, el registro y sistematización de acciones es una extendida dificultad que debe seguirse trabajando con los equipos territoriales. La razón principal es la falta de tiempo que se le puede dedicar a esta tarea pues su incorporación en la intervención cotidiana reduciría el tiempo y la calidad de la tarea en territorio.

ETAPA 2: 2016 a la fecha

Zona Oeste de Montevideo, Municipio A

Zona Centro de Montevideo, Municipios B, C, CH

Objetivos:

Captación de personas en calle y/o dispositivos y lugares de referencia o atención de la población destinataria – varones, mujeres y niños con uso problemático de drogas.

Realizar un diagnóstico presuntivo del usuario y elaboración de estrategia personalpara el usuario.

Referencia y seguimiento del usuario, derivación y contra referencia. Coordinación con Dispositivo Ciudadela Metropolitano.

Articulación de redes locales, legitimación de acuerdos existentes y generación deestrategias conjuntas en pro de garantizar los derechos y accesibilidad de los usuarios al sistema formal en su dimensión de tratamiento e inserción.

Mejorar la accesibilidad y adhesión de participantes a los servicios de atención y tratamiento especializado en la temática, diseñando un plan de acompañamiento específico para cada participante que contemple acciones, tanto en la etapa anterior, durante y posterior al tratamiento.

Fortalecer y acompañar a los equipos gubernamentales y de la sociedad civil que trabajan en territorio en términos de dotación de herramientas y capacidades para abordar situaciones de uso problemático de drogas.

Avances y resultados parciales (a marzo de 2018)

Acciones:

  • Elaboración de un Plan de Trabajo para promover los compromisos y la generación de iniciativas locales de sostén
  • Definición de zonas de intervención
  • Identificación y Contacto con actores Institucionales en territorio
  • Identificación de Liderazgos Comunitarios e Institucionales.
  • Identificación de redes informales y actores comunitarios
  • Identificación de los principales ámbitos de consumo en la zona
  • Abordajes comunitarios hacia UPD con intervención de actores locales, institucionales y comunitarios, que puedan luego continuar la tarea
  • Definición de mecanismos vinculares entre los integrantes de la RED, que asegure la comunicación periódica y la revisión de estrategias
  • Articulación de servicios y recursos locales hacia la generación de modalidades organizadas de respuesta a necesidades claramente definidas (Centros de Escucha, de Bajo umbral, etc.), que faciliten el acceso de UPD a la escucha y apoyo
  • Mecanismos de monitoreo y registro de las acciones
  • Participación en Redes y Nodos
  • Abordajes, captaciones y acompañamientos a UPD

DESCRIPCIÓN:

Elaboración de un Plan de Trabajo para promover los compromisos y la generación de iniciativas locales de sostén.

Se elaboro un plan de trabajo compartido, en el que se incluyó recorridas y contactos de posibles usuarios del programa, articulaciones institucionales, visibilidad del Programa (ya que Aleros Centro funciona por primera vez), mapa de recursos y delimitación del territorio y, así, generar compromisos locales para el abordaje de la temática consumo problemático y situaciones asociadas.

Definición de zonas de intervención:

Definición de zonas de intervención:
Las zonas de intervención iniciales fueron definidas en acuerdo con referentes de SND y el conocimiento de la zona de parte de los equipos.

Zona OESTE:
Barrios: La Teja, Nuevo Paris, Pueblo Victoria, Cardona, Cachimba del Piojo, Cantera del Zorro,          Tres Ombúes, Paso Molino y proximidades

Zona CENTRO
Barrios: Ciudad Vieja, Barrio Sur, Centro, Cordón Norte, Goes, Tres Cruces y alrededores

 

Identificación y Contacto con actores Institucionales en territorio.

Se vienen realizando contactos con los referentes de los programas y servicios que existen en la zona dando a conocer la propuesta de Aleros, el alcance del programa y reforzando las acciones que desarrollan los equipos en torno al tema consumo problemático y situaciones asociadas.

Identificación de Liderazgos Comunitarios e Institucionales.

A partir de la referencia que los integrantes del equipo han establecido en otras tareas anteriores en la zona, se realiza un tránsito que habilitó el nuevo campo de acción y la reconstrucción y actualización de los vínculos, que pudieran ser operativos a nuestra labor. De esta manera se optó por realizar un proceso de indagación en las redes (principalmente institucionales de acuerdo a la realidad de la zona), para  ir conociendo la situación actual de los territorios  y de esta manera tomar referencia de manera progresiva, favoreciendo los liderazgos locales, sea de actores comunitarios, como de referentes institucionales., aportando a la consolidación y validación de los  espacios que la comunidad se da para dar respuestas al ¨problema¨, o situaciones asociadas al uso problemáticos de drogas

Identificación de redes informales y actores comunitarios

La zona Centro presenta ciertas particularidades que la diferencian del campo de acción de la región Oeste. Es una zona de tránsito y de trabajo de los UPD. Generando poco sentido de pertenencia e identificación que conlleva a una referencia más institucional que comunitaria. Sin embargo, cabe destacar el apoyo de comerciantes y vecinos de la zona; así como también referentes comunitarios como se detalló más arriba (Julio Rama y los diferentes vecinos que tienen la propuesta del comedor comunitario). Dicho esto, se ha comprobado que las mejores redes informales con las que hemos trabajado son los propios usuarios del programa que mantienen un vínculo fuerte y conductas de cuidado entre sí.

Identificación de los principales ámbitos de consumo en la zona.

ZONA CENTRO: Se han identificado algunos puntos de tránsito en la zona Centro, principalmente en ciertos espacios de la Ciudad Vieja (a partir de la tarde-noche, por ejemplo AFE) y las calles paralelas a 18 de Julio que son los principales puntos de anclaje de las personas con las que hemos establecido contacto hasta el momento. Además (y paradójicamente) se ha constatado una zona de consumo y tránsito de sustancias en Puerta de Entrada en horario próximo al ingreso a los Refugios (20 hs.).

Cabe destacar que la franja horaria y de mayor visibilidad los involucrados (de acuerdo a las particularidades de la zona ya mencionadas) es desde las primeras horas de la mañana hasta la última hora de la tarde-noche.

Abordajes comunitarios hacia UPD con intervención de actores locales, institucionales y comunitarios, que puedan luego continuar la tarea.

Como se detalló en el primer apartado se han mantenido abordajes en conjunto con distintos actores. Institucionales: JND, IMM, Ciudadela, Portal Amarillo, Refugios. Comunitarios: Plaza de Deportes nro. 5 (dispositivo de bajo umbral) y comedor comunitario.

Por el poco tiempo de implementación del dispositivo y ciertas dificultades que generan la falta de articulación entre las instituciones en cuanto a la atención de los usuarios, se ha acordado en el equipo continuar el acompañamiento y la escucha para propiciar el cambio subjetivo que siempre promueve la autonomía. Por esta razón (articulación entre los tiempos institucionales y los procesos internos y singulares), a pesar de las derivaciones realizadas se continúa trabajando con cada uno de los mencionados.

ZONA OESTE: Se han identificado algunos puntos de tránsito en La Teja, se han iniciado acciones de llegada con referentes barriales colaboradores con Aleros, de todas maneras, en el caso de La Teja, los consumidores circulan de manera continua entre el corredor comercial ubicado en Carlos María Ramírez y las inmediaciones, motivo por el cual no es posible identificar un sitio de ¨achique¨ sino que la itinerancia es lo que caracteriza los consumidores más comprometidos. Vale señalar que para ciertos colectivos los horarios de consumo y nucleamiento en lugares comunes se sucede en horas de la noche, debido a corrimientos de población de calle hacia las inmediaciones de los refugios y también acentuado por la implementación de la Ley de faltas y la presencia policial en la zona, donde se observa un incremento del personal patrullando.

Para el caso de 3 ombúes, los movimientos se ubican en torno a tres sectores del barrio donde se ubican distribuidores y según se pudo saber los días más notorios son los viernes en la tarde, donde la población que circula por la zona es predominantemente masculina y a su vez se percibe una fuerte presencia de consumo de alcohol en inmediaciones del Centro Cívico. Esto según relato de actores locales, para quienes esta práctica se transformó en algo natural de las noches y fines de semana.

Abordajes comunitarios hacia UPD con intervención de actores locales, institucionales y comunitarios, que puedan luego continuar la tarea.

Se trabaja orientando las acciones hacia la promoción de liderazgos locales, tanto comunitarios como institucionales, esto a partir del entendido que serán los actores locales quienes conocen los territorios, los recursos y serán estos quienes continúen en las zonas una vez culminados los tránsitos de aleros por dichos barrios. De esta manera se trata en todo momento de tejer red, a partir del conocimiento de los integrantes del equipo, o también a partir de los nodos que se pueden ir estableciendo para generar a partir de ahí un enlace que permita vehiculizar y por ende acceder a recursos, tanto a usuarios, familias e integrantes de la propia red comunitaria. De esta forma los contactos con personas que hacen uso problemático de sustancias se trata de que sea llevado adelante junto a los actores que referencian las situaciones si es posible.

Definición de mecanismos vinculares entre los integrantes de la RED, que asegure la comunicación periódica y la revisión de estrategias.

La participación sistemática en las redes locales genera mecanismos eficaces de comunicación con el equipo de trabajo. En todos los espacios comunitarios e institucionales se reafirman las diversas formas de comunicación y acceso al programa, así como los alcances, elemento sustancial para mantener buenos niveles de credibilidad y apertura para el trabajo articulado entre diferentes actores., con lógicas de intervención similares en algunos casos y donde el desconocimiento y lo movilizante que pueden llegar a ser las situaciones emergentes, muchas veces terminan obturando procesos de trabajo en conjunto.

Articulación de servicios y recursos locales hacia la generación de modalidades organizadas de respuesta a necesidades claramente definidas (Centros de Escucha, de Bajo umbral, etc.), que faciliten el acceso de UPD a la escucha y apoyo.

Articulación de servicios y recursos locales hacia la generación de modalidades organizadas de respuesta a necesidades claramente definidas (Centros de Escucha, de Bajo umbral, etc.), que faciliten el acceso de UPD a la escucha y apoyo.

El contacto permanente con los diferentes actores mencionados intenta propiciar intervenciones tendientes a un abordaje más comunitario y ambulatorio (en contrapartida a la internación y la institucionalidad, sin descartar esta posibilidad en los casos necesarios); más allá de la participación explicita de Aleros. La experiencia, tanto pasada como actual, muestra que ciertas urgencias se pueden resolver de forma más eficaz con la generación de redes de contención, fortalecimiento de vínculos y actividades (culturales, deportivas, laborales); que disminuyen los niveles de dependencia de cualquier tipo.

Sin embargo, queda mucho camino por recorrer: mayor visibilidad del Programa y de los recursos humanos, puntos de anclaje, validación y prestigio de la tarea, etc.

Mecanismos de monitoreo y registro de las acciones.

Se optó por realizar un sistema de registros que permita a los equipos contar con datos de carácter cualitativo y cuantitativo con la finalidad de poder medir los avances en términos absolutos, más allá de saber que mucho de los procesos subjetivos son difíciles de poder cuantificar.

De esta manera se optó por la realización de hojas de primer contacto para los usuarios contactados con cierta periodicidad y con quienes se establece un proceso de trabajo. A su vez se realizan diarios de campo de los equipos donde se registra lo más sustantivo de los encuentros a nivel interno de cada equipo, de manera semanal, y general de ambos equipos con una frecuencia mensual. Estos registros se acompañan de los registros individuales, y de la planificación para cada mes por zona, documentos que son ordenados en software (Trello) que permite en tiempo real ir realizando los ajustes correspondientes.

Por último, el ingreso a la base de datos de tratamiento registra, donde se documenta todo lo que hace a los casos, es en este momento a partir de las fichas de ingreso y se está pasando a la implementación de fichas de seguimiento en tanto avanza el trabajo con los usuarios con quienes se está trabajando en procesos más largos.

Participación en Redes y Nodos

Los equipos participan regularmente de las redes interinstitucionales y nodos de las zonas.

Abordajes, captaciones y acompañamientos UPD

Se continúa trabajando tránsitos específicos con cada usuario en función de sus necesidades, pedidos y demandas. La demanda de los actores locales y los usuarios son más intensas, la dificultad en torno al acceso a fuentes laborales, acceso al sistema de salud y sistema educativo son limitantes estructurales. En ocasiones obturan los procesos personales de aquellas personas con intereses y necesidades específicas. Se sigue realizando nuevas captaciones en territorio y derivaciones institucionales comunitarias y no-comunitarias.

CENTRO:

65 personas captadas (6 mujeres, 1 trans mujer y 58 varones)

Edades: de 19 a 56 años, siendo en su gran mayoría en el entorno de 25 a 35 años

8 de estas personas no se encuentran en situación de calle (viven con sus flias o en lugares ocupados) 35 se encuentran en sistema de Refugios y 22 en calle (10 oscilan en calle y refugios)

Casi en su totalidad tienen primaria completa, lo que no va acompañado de que manejen lectura y escritura. 2 usuarios está cursando nivel terciario (uno desde al año pasado, otro iniciándolo)

La gran mayoría tiene trayectorias de encierro y dificultades para la inserción laboral.

Es poco el porcentaje de personas que se vinculan con sus familias, teniendo más presente en su vida cotidiana, los pares de la calle y el consumo. Eso genera una identidad de pertenecer, que se refleja en la configuración de espacios grupales, generado por los usuarios, que encuentran en lo grupal, un herramienta terapéutica, de comunión y contención.

Casi en su totalidad prevalece el policonsumo (PBC, alcohol, cannabis).

Se han vinculado a distintos tipos de tratamiento sanitario: Portal Amarillo (en sus distintas modalidades, grupos, diurno y residencial), Maciel (grupos, atención en psiquiatría, internación de corta estadía), UNITRA (entrevistas y grupos). En conjunto con Ciudadela se ha derivado a El Paso y Chanaés.

Se acompañan en el seguimiento de tratamientos vinculados a la Salud Mental (Maciel-Vilardebó) así como de HIV (ya que varios usuarios están en dicha situación).

27 personas está vinculadas a Inserción Social, han tenido entrevistas y distintas derivaciones. Hasta el momento más del 80% continúa vinculado a las propuestas de inserción)

Se coordina con refugios, así como con Puerta de entrada MIDES y Puerta de Entrada por Ley de Faltas.

Se ha instalado dentro de lo móvil del dispositivo, espacios de atención fija, para el acompañamiento de los procesos individuales, así como colectivos.

Lunes de 15 a 17hs en Centro de Salud Ciudad Vieja (acomp. individuales, atención a familiares, coordinación con recursos del centro).

Miércoles (Urbano y Casa de Vecinos al Sur) de 14 a 17hs (acomp. individuales, atención a familiares y actores territoriales)

Martes y jueves de 15 a 17hs en Ciudadela, espacio de trabajo con agrupamiento de usuarios, acompañado de espacios individuales.

OESTE:

70 usuarios captados (8 mujeres y 62 hombres)

Edades: de 19 a 79 (siendo mayoría, 18 y 36 años)

Policonsumo como característica siendo pasta base, su sustancia principal. El alcohol como otro consumo problemático que, por momento, hace figura.