Implementación de Tratamiento Comunitario en el Establecimiento Penal Lurigancho – Lima

País: Perú

Problemática: El Establecimiento Penal Lurigancho tiene una capacidad de albergue de 3000 personas, sin embargo la población penal ha fluctuado entre 12,500 y 8500 en los últimos 10 años. En medio de esta realidad de sobrepoblación se desarrollan fenómenos de corrupción a todo nivel, de violación de derechos humanos, de ausencia de servicios y de acceso a los pocos que existen, y un alto índice de consumo de alcohol y drogas entre la población.

Con este marco de fondo, se reproducen mecanismos de exclusión entre los excluidos, aquellos con deudas por consumo de drogas, aquellos que no pueden asumir los costos de estar privado de libertad, terminan finalmente siendo expulsados de los pabellones y son empujados a hacer vida de calle, sin acceso a servicios de salud, atención legal, educación, asistencia social, asistencia psicológica, entre otros y con serias restricciones para cubrir necesidades básicas de alimentación, vivienda, higiene básica, etc.

Hay también como un factor importante al interior del EP Lurigancho, una problemática álgida de salud, con muchos casos de Tuberculosis (TBC), VIH/SIDA y problemas psiquiátricos entre otros, que hacen que la experiencia de estar preso en Lurigancho sea y represente una situación de alta vulnerabilidad y profundo sufrimiento social.

Pero es también importante resaltar que en este contexto hay también una población altamente organizada, con un sistema de autogobierno que se sostiene a lo largo del tiempo y con mecanismos de renovación de los dirigentes creados por ellos mismos como una forma de responder a la realidad histórica que les ha tocado vivir.

Estrategias: Las acciones en los temas de sufrimiento social son el producto de procesos de exclusión social que tienden a generar estigma y distancia social respecto de grupos concretos, basados en Representaciones Sociales negativas de los mismos; por lo tanto, es necesario analizar la situaciones con una mirada compleja que pueda impulsar intervenciones que incluyen a los diversos actores locales y nacionales, permitiendo incorporar a los sujetos que viven dichas situaciones como actores centrales en la construcción de alternativas y transformaciones, desde una perspectiva de derechos humanos.

Se han desarrollado acciones para la:
• Construcción de un equipo.
• Construcción y mapeo de una Red Subjetiva Comunitaria.
• Construcción de una Red Operativa.
• Identificación y mapeo de la Red de Recursos comunitarios.
• Identificación y mapeo de la Red de Líderes de Opinión (formales y no formales).

Con una propuesta de intervención que se basa en los 5 ejes del Tratamiento Comunitario que se relacionan entre sí y se complementan: Prevención, Asistencia Básica, Educación, Rehabilitación y Trabajo.

Resultados: Organización de la población, teniendo como concepto marco que la organización produce prevención en los actores comunitarios
involucrados.
• Cambio de representaciones sociales de la población privada de libertad.
• La aparición de espacios de consumo controlado de drogas, propuestos e implementados por la misma población organizada y por sus líderes de opinión como una iniciativa que se ha ido reproduciendo, con las características de espacios de reducción del daño que se ha implementado a partir de la iniciativa de los privados de libertad.
• Involucramiento de las autoridades que dirigen el penal en la acción social que se desarrolla.
• Seguimiento de casos individuales en comunidades locales.
• La construcción de un centro de escucha comunitario, como resultado de un proceso que incluye a la población organizada, al equipo y la Red Operativa y a las autoridades de la Policía y el sistema penitenciario.

Impacto de integración social: El involucramiento de todos los actores que tienen presencia en el EP Lurigancho es otro factor importante a considerar, la Policía Nacional, el Instituto Nacional Penitenciario, la población penal organizada y los equipos de pastoral carcelaria, juntos, trabajando en red, conforman una fuerza que se orienta hacia el cambio
y la transformación de una realidad que tiene décadas de inamovible indiferencia y abandono.

Saliendo del abordaje tradicional de la problemática de drogas, que además es muy escasa en contextos de privación de libertad, se está consiguiendo ir organizando a la población para que identifique sus recursos, y sea ella misma que a través de los cambios en las representaciones sociales pueda devenir en inclusiva e integradora, dejando de ser excluyente y desintegradora.

Información de contacto
Antonio Vargas Tenorio – PROGRAMA ANDA San Juan de Lurigancho – Lima. Email: terapista28@hotmail.com; programaanda@telefonica.net.pe