Espacio Comunitario Mujeres en Movimiento

“Casa Santa Clara” Centro de Integración para mujeres de orientación para la vida

Villa urbana 21 24 Barracas, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.

Centro de Integración para fortalecer, contener y orientar a mujeres jóvenes y adolescentes en situación de consumo de sustancias psicoactivas y socialmente vulnerables.

Con el apoyo de la Subsecretaria de Fortalecimiento Familiar y Comunitario – Ministerio de Desarrollo Social del Gobierno de la Ciudad Autónama de Buenos Aires.

Fecha de ejecución: Comenzó a implementarse en Mayo de 2013 y continúa a la fecha.

Grupo meta:
Jóvenes mujeres de 13 a 20 años que presentan diferentes problemáticas como el consumo de sustancias psicoactivas, embarazo adolescente, violencia familiar y sexual, abandono, entre otras situaciones de profundo sufrimiento social.- 280 jóvenes mujeres.

Marco Conceptual de Referencia: Modelo ECO2 – Tratamiento Comunitario.

Marco Metodológico:

  • La intervención se enmarca dentro del tratamiento comunitario poniendo énfasis en la participación de las personas donde se implementa el dispositivo con el fin de lograr el mejoramiento de la calidad de vida de la comunidad local.
  • Desde este abordaje se articulan acciones de vinculación con los líderes barriales, los vecinos y los recursos comunitarios para el fortalecimiento de los vínculos con y entre los distintos nodos que conforman las redes que la conforman.
  • El relevamiento de información a través de un diagnóstico estratégico y la detección de los temas generadores son la base para la construcción del dispositivo, considerando la historia de la comunidad, ritos y mitos, los elementos sociológicos, y la identificación y descripción de los conflictos de base en el interior de la comunidad local.
  • El proceso se desarrolla como un continuo de investigación en la acción y formación en la acción en y con la comunidad, a través del desarrollo de la escucha y el acompañamiento.

Contexto de Intervención:

Villa 21-24 y Núcleo Habitacional Zavaleta (Barracas, Ciudad de Buenos Aires – Argentina). Población de aprox. 60.000 habitantes, en una superficie de 70 hectáreas lindera al Riachuelo (curso de agua contaminado) y al centro de tratamiento de basura de la Ciudad de Buenos Aires, con una tasa anual de crecimiento del 20%. El 88 % de la población no nació en el área Metropolitana de Buenos Aires. La mitad proviene del interior del país y la otra mitad de países limítrofes (39% de nacionalidad paraguaya y 5 % de bolivianos, peruanos, ecuatorianos y centroamericanos). Se advierte la existencia del consumo de sustancias psicoactivas como algo natural entre los habitantes del barrio pero no es el problema principal ni siempre es la forma dominante del sufrimiento social.

Objetivos:

Este modelo de intervención tiene como objetivo

1) Prevención primaria y organización

2) Reducción del Daño y mejoramiento de calidad vida

3) Tratamiento con base comunitaria y reinserción psicosocial.

Problemática que dio origen a su implementación:

En el Núcleo Habitacional Zavaleta y la Villa 21-24, las mujeres constituyen una población oculta, de difícil acceso y fuertemente estigmatizada, mucho más que los varones en relación al consumo de sustancias psicoactivas. Esta invisibilidad de las mujeres en los estudios y en los programas sobre dependencia a sustancias ha llevado a una escasa inclusión al momento de ofrecer opciones de tratamiento y recuperación. El menor acceso de las mujeres a los recursos determinan una situación de exclusión en diferentes ámbitos sociales, fundamentalmente en tres sistemas estrechamente vinculados, a saber: el mercado de trabajo, el sistema de bienestar o protección social y los hogares. La perspectiva de género en el análisis de la pobreza ha sido hacer visible la discriminación tanto en el ámbito público como en el interior de los hogares, lo que pone de manifiesto en ambos casos las relaciones de poder y la distribución desigual de los recursos.

En el contexto de las villas existe una presencia importante de embarazo joven y madres adolescentes consumidoras de paco, que necesitan asistencia para llevar a término su embarazo y/o para re-vincularse con sus hijos después de un proceso de tratamiento de desintoxicación. La estructuración disfuncional de las familias se manifiesta por jefes/jefas de hogar privados de la libertad, por abandono, por desconocimiento de filiación, por consumo, por abandono de hogar, por prostitución.

Otro inconveniente es la falta de conciencia con relación a la accesibilidad a los servicios asistenciales. Las jóvenes, en general, sólo acceden a la red asistencial a partir de una situación de embarazo, hecho que las convierte en sujetos de derecho y asistencia.

El número de embarazos entre adolescentes se incrementó en los últimos 10 años, especialmente en menores de 15, mientras que la fecundidad en niñas de entre 10 y 14 años se duplicó desde 1990. Entre los interrogantes que han surgido a partir de la magnitud de estas estadísticas se plantea que no hay educación sexual, la consideración como un problema social que tiene su origen último en relaciones sociales basadas en la desigualdad, en un contrato social entre hombres y mujeres que implica la presión de un género (el femenino) por parte del otro (el masculino). Y, desde esta nueva consideración, son necesarias actuaciones a nivel social que impliquen un nuevo contrato social, con modificaciones en los programas educativos y de promoción de la salud para afrontar el problema y superar sus consecuencias.

Procesos:

Se comenzó realizando un diagnóstico estratégico utilizando como herramienta el Sistema de Diagnostico dentro del marco teórico del Tratamiento con Base Comunitaria –modelo ECO2 – Epistemología de la Complejidad, Ética y Comunitaria. Como resultado del diagnóstico, se definió el objetivo del dispositivo a desarrollar y la población beneficiaria.

Se conformó la red operativa, integrada por técnicos y profesionales de la fundación asignados al proyecto, junto con los líderes barriales, vecinos, agentes y promotores de la comunidad. Esta red articula los recursos comunitarios y brinda apoyo humano, logístico, material, simbólico e institucional.

Se adquirió una casa dentro de la villa 21-24 Barracas, como sede del dispositivo para facilitar la interacción con las adolescentes y jóvenes que participan. Se inició un trabajo de difusión del dispositivo entre los vecinos, junto con actividades convocantes (talleres de manualidades, actividades lúdicas, expresión artística, etc) para que se sumen jóvenes mujeres.

Investigación y formación en la acción.
Talleres sobre sexualidad, habilidades psicosociales, autoestima y cuidado personal.
Escucha y orientación continua.
Articulación con servicios sociales y de salud a través del acompañamiento y derivación.
Trabajo en calle y en domicilios.
Orientación familiar.

Meta o resultados:

Fortalecer, contener y orientar a mujeres jóvenes en situación de consumo de sustancias psicoactivas y en situación de vulnerabilidad social, para el desarrollo subjetivo y la construcción de un proyecto de vida. La creación de un Centro de Integración que se constituye en un espacio de contención orientación y cobijo para mujeres jóvenes en situación de consumo y/ o en recuperación del consumo de sustancias psicoactivas, y/o con embarazo adolescente, con libertad de concurrencia y sin condicionamientos.

Dificultades:

Comprender que el dispositivo es la comunidad y no el centro en si mismo.
Lograr la participación comunitaria y el fortalecimiento de las redes.
Correcta identificación de los líderes y las minorías activas.

Buenas prácticas:

Dentro de las actividades convocantes, desarrollar tareas de acuerdo a la demanda de las participantes. Ajustar la oferta a la demanda facilita la convocatoria.
Salidas recreativas organizadas en consenso con las jóvenes, que permite una mirada integradora a otros contextos desde una actividad natural y saludable.
La compra de la casa permitió ser reconocidas como parte de la comunidad y ser aceptados.

Resultados:

A través del trabajo comunitario realizado en el barrio, a la fecha nos hemos contactado con más de 280 jóvenes, las cuales participan en distintas actividades de abordaje del dispositivo. Actualmente, nos encontramos acompañando 56 jóvenes con situaciones particulares (seguimiento de procesos personales).

Se ha reforzado fundamentalmente el trabajo de calle a través de actividades de vinculación y a través de las visitas domiciliarias en las casas de las jóvenes, considerando a sus familiares y parejas como nodos esenciales de sus redes subjetivas, y fortaleciendo vínculos sanos.

Nuestra Red de Recursos Comunitarios se compone en la actualidad de 216 nodos. Esta red es fundamental ya que articulamos nuestro trabajo con una gran cantidad de instituciones y organizaciones barriales, desde las derivaciones y seguimientos. Permite también hacer accesibles y visibilizar a la comunidad los recursos que están en el barrio. En este último tiempo hemos ampliado y fortalecido nuestra relación con los vecinos y con la comunidad.

A lo largo de este año, la mayoría de las derivaciones de las instituciones y vecinos del barrio, fue por abuso sexual, violencia familiar y de género. Este indicador da cuenta de que esta es una problemática muy instalada en las jóvenes del barrio. Por este motivo comenzamos a trabajar esta temática a través de acompañamientos, derivaciones y capacitaciones. Sobre el total de las jóvenes contactadas, el 27 % presenta situaciones de violencia. Dentro de este porcentaje, el 49 % violencia familiar, el 22 % violencia de género, el 17 % abuso sexual y el 12 % violencia institucional.

A través de la articulación con los distintos nodos de la red operativa, se ha logrado que las jóvenes accedieran a los servicios de salud. Se ha garantizado el acceso a la salud al 70 % de las jóvenes contactadas. Dentro de las jóvenes que accedieron a los servicios de salud, el 34 % accedió a servicios de salud mental (el 20 % mantuvo su tratamiento en el dispositivo, el 9 % fue derivado a otros servicios de salud, y el 5 % fue derivado al psiquiatra), el 23 % a servicios de salud sexual, el 21 % a pediatría, el 12 % a Odontología, y el 21 % a otras especialidades.

Siendo el embarazo adolescente una de las problemáticas más frecuentes en el barrio se trabaja con las jóvenes embarazadas y las madres, realizando acompañamientos, sostén emocional, gestionando turnos en hospitales y fortaleciendo el vínculo madre-hija. Junto a los Centros de Salud y a la Maternidad Sardá, se garantizó el cuidado con métodos anticonceptivos al 14 % de las chicas contactadas. El 38 % decidió cuidarse con la inyección trimestral, al 32 % con el implante, el 20 % con pastillas, el 9 % con la inyección mensual, y el 2 % con preservativos.  Sobre el total de las jóvenes contactadas el 8 % fueron acompañadas en el proceso de embarazo. En la actualidad las derivaciones y demandas de la comunidad no son tanto por embarazo sino por métodos anticonceptivos.

Sobre el total de jóvenes contactadas, el 11 % de los procesos que acompañamos, presentan consumo problemático de sustancias psicoactivas. Considerando a las jóvenes en tratamiento, el 40 % presenta consumo de alcohol, el 18 % de marihuana, el 13 % de pasta base, el 20 % de otras sustancias, el 3 % de cocaína, y el 5 % no se sabe. Se trabaja con ellas en forma articulada con otras instituciones que trabajan exclusivamente situaciones de consumo como el Hogar de Cristo, Dirección de Políticas Sociales en Adicciones del MDS CABA o SEDRONAR. Asimismo, se trabaja desde la prevención a través de diversos talleres y actividades orientadas a la promoción de la salud.

En cuanto a la escolaridad, se asistió al 69 % de los casos contactados, brindando apoyo escolar, cursos y talleres, gestión de vacantes y acompañamientos de situaciones especiales de las jóvenes articulando con las escuelas de la zona. Entre las jóvenes que accedieron a la escolaridad, el 51 % fue por apoyo escolar, el 39 % por cursos y talleres, el 8 % por gestión de vacantes escolares y el 2 % por becas universitarias y terciarias. Como resultado obtuvimos un porcentaje mínimo de deserción escolar entre las jóvenes que asisten regularmente al programa.

Otro eje con el cual trabajamos, es el acceso a la justicia y la legalidad, articulando con los organismos del Estado para que las jóvenes puedan acceder a estos servicios y de esta manera garantizar sus derechos fundamentales. Considerando a las jóvenes contactadas, el 11 % tuvo acceso a los organismos de justicia. Entre las jóvenes que accedieron, el 52 % fue a la Defensoría, el 24 % a Fiscalías y Juzgados, el 16 % a la Asesoría General Tutelar y el 8 % a Atajo.

Asimismo se ha logrado acompañar a las jóvenes en los trámites de los subsidios y los documentos entre otros. Entre las jóvenes contactadas, se ayudó al 7 % a que pudieran tramitar los subsidios y documentos y de las jóvenes que accedieron a éstos, el 77 % fue en relación a los subsidios, el 18 % por los documentos y el 5 % por otros trámites.

Evaluación:

El proceso de evaluación en desarrollo contempla:

LOS PROBLEMAS PRESENTADOS DURANTE EL PROCESO. Se registran aquí todas las situaciones problemas que se han presentado durante el proceso de tratamiento.

LAS ACTIVIDADES DE ASISTENCIA DIRECTA realizadas por el equipo interviniente y/o red operativa que interviene en el desarrollo del proyecto Estas actividades deben de haber sido realizadas como consecuencia de una demanda del beneficiario y/o de su red subjetiva.

LAS ACTIVIDADES DE ASISTENCIA INDIRECTA. Son Actividades asistenciales indirectas, durante el periodo de tratamiento comunitario, aquellas en las cuales el beneficiario ha sido enviado / derivado / canalizado hacia la red de recursos comunitarios.

LA EDUCACIÓN FORMAL Y NO FORMAL DIRECTA. Educación formal o no formal (individual o de grupo). La persona ha vivido acciones o procesos de educación formal o no formal.

LA EDUCACIÓN FORMAL Y NO FORMAL INDIRECTA. Educación indirecta formal o no formal (individual o de grupo). La persona ha vivido acciones o procesos Indirectos de educación formal o no formal.

CANALIZACIONES / DERIVACIONES (REFERRALS) DURANTE EL PROCESO CBT. La pregunta de partida es: en el transcurso del tratamiento comunitario o en la fase de primeros contactos la persona ha sido referida/canalizada/enviada hacia….

DESARROLLO DEL TRATAMIENTO COMUNITARIO – CBT – Diagnóstico del Dispositivo, Estructuras involucradas y Técnicas utilizadas en el Proceso.