DIPLOMADO: Estrategias para la Intervención Comunitaria en Poblaciones de Alto Riesgo Social

País: Panamá

Problemática: Las áreas geográficas donde se realiza el Diplomado “Estrategias para la intervención comunitaria en poblaciones de alto riesgo social” se caracterizan por una serie de situaciones de vulnerabilidad que constantemente ponen a las comunidades allí ubicadas, en grave riesgo social, por una condición estructural y económica, que afecta a una gran parte de la población. Panamá siendo que cuenta con un gran desarrollo económico sigue siendo el país más desigual de América Latina.

Tanto la Pastoral Social Arquidiocesana, con su labor de formación en áreas rurales del país, como Acción Cultural Ngóbe, son organizaciones netamente de base comunitaria, sus acciones van dirigidas a procesos de prevención y seguimiento a grupos socialmente excluidos, como lo son los indígenas, los jóvenes, los empobrecidos de las zonas marginales de la ciudad, en la necesidad de mejorar y profesionalizar su trabajo y brindar herramientas a los operadores sociales.

El diplomado ha tenido lugar en contextos locales de la Provincia de Panamá y Chiriquí, todas comunidades de alto riesgo social. Han participado comunidades como San Felipe, El Chorrillo, San Joaquín, San Martín, Comunidad Emberá Purú de Torrijos Carter, Mañanitas, Chilibre, Monte Oscuro y Alcalde Díaz, de zonas marginadas y con población altamente
excluidos.

Se han integrado organizaciones como la Oficina del Casco Antiguo, APROJUSAN, ong´s, organizaciones de Iglesias, asociaciones comunitarias, entre otras – todas incorporadas al trabajo en comunidades locales, que cuentan con experiencias en el trabajo en contextos locales.

Estrategias: El Diplomado corresponde al Nivel 2 de los diplomados que ofrece la UDELAS, es decir pregrado y grado, tiene una duración de semestre, consta de 5 módulos de 48 horas cada una, Introducción al trabajo comunitario, metodología de análisis sico-socio-cultural, metodologías de intervención transdiciplinarias, un módulo de planeación estratégica y un seminario de diez horas; en un total son 250 horas teóricas y prácticas supervisadas que otorgan 15 créditos. La modalidad de estudios es semi presencial, incluye sesiones del grupo en el aula, trabajos y lecturas dirigidas y horas de clases virtuales. Su objetivo principal es formar a los operadores sociales, de manera que obtengan y perfeccionen las capacidades y habilidades necesarias para una efectiva intervención en las comunidades, se evalúa asistencia, clases virtuales, examen escrito y mesas de estudio grupal siendo la evaluación final de un 100%.
• Modalidad: La modalidad es semi presencial, 110 horas presenciales y 140 de trabajo de campo -incluidas las tutorías. El estudiante debe participar de un 50% de las clases para poder acreditarse – y debe alcanzar un mínimo de 71% de la nota total para aprobar el módulo.
• El Diplomado presente una fuerte conexión entre el perfil de ingreso, la modalidad de estudio, las didácticas de enseñanza y las estrategias de evaluación.
• El Diplomado busca siempre pasar del aula de clase al laboratorio comunitario y una vuelta al aula para reflexionar y analizar, regresando al laboratorio para aplicar una estrategia de intervención.
• El diseño del programa de formación se basa parte de la formación/acción, los aportes de la investigación/acción y la investigación participativa.

Resultados:
Un resultado del proceso formativo fue elaborar propuestas de proyectos y diagnósticos comunitarios de cada una de las comunidades que participaron, arrojando datos preliminares en temas de: la red de líderes de opinión, las problemáticas, las acciones sociales, los fracasos y los pronósticos, todo a partir del pensamiento colectivo de los habitantes de las comunidades, mapas de las comunidades y su composición.
Un resultado del proceso de negociación con la Universidad fue que las capacitaciones que se impartían a los operadores no contaban aún con un aval oficial. Panamá, en la región Centroamericana ha sido el primero que, gracias al acuerdo del Diplomado con la UDELAS, ha completado con éxito la negociación y gestión con una entidad de educación superior, de tal forma que los egresados de este diplomado cuentan con créditos oficiales y un diploma expedido por la UDELAS, socio en el proceso de formación.
La formación continua permite al participante mantenerse vinculada al proceso, manejar mejor los instrumentos, elaborando constantemente diarios de campo, hojas de primer contacto, etc.
Para los operadores sociales e institucionales que abordan lo comunitario resulta novedoso porque enfoca la atención integral de la comunidad y se sirve de otras ciencias haciendo que los sujetos afectados se empoderen de la práctica, propone capacitar a la comunidad, no sólo a los líderes o funcionarios cambiando las formas tradicionales de formación, enriqueciendo su trabajo y facilitando metodologías, herramientas, fortalece las redes locales e institucionales en la intervención, instala capacidades en las organizaciones de base comunitaria, impulsa el trabajo de planificación estratégica. El mayor logro como resultado del proceso formativo a través del diplomado ha sido en el cambio de actitudes antes, durante y después
de la formación tanto a nivel personal como comunitario e institucional.